Cada cosa por su nombre.

Le llamé amor, porque ante él, mi suelo temblaba, y mi corazón se paraba.

Le llamé amor porque sentía que a su lado podía soñar, sin que nada pasará.

Le llamé amor porque flotaba, porque reía a la vez que lloraba.

Porque ante él, el mundo frenaba, no caían las hojas ni bailaban las ramas.

Le llamé amor, equivocada.

Pues yo por amor moría, y él por amor mataba.

Anuncios

10 comentarios sobre “Cada cosa por su nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s